21.4 C
Santa Cruz de Tenerife
1 de octubre de 2022
Image default
Inicio » Blog » Alergias: Por qué se producen y tipos
Salud & Fitness

Alergias: Por qué se producen y tipos

Alergias, estornudos, inflamaciones… ¿Qué pasa cuando el sistema inmunitario se pone a trabajar de más?

Nuestro cuerpo está constantemente reaccionando a su entorno. Cuando hace frío, los músculos trabajan para calentarte. ¿Necesitas comer? el estómago suena para alertarte.

Cuando las bacterias o los virus entran en tu cuerpo, las células los reconocen como intrusos nocivos que deben atacar. Esto último lo lleva a cabo el sistema inmunitario, un mecanismo de defensa preprogramado e integrado por órganos, células y proteínas. Además de detectar amenazas para la salud física, puede a veces volverse hiperactivo y desencadenar una respuesta innecesaria ante sustancias inocuas.

¿Cómo surgen?

Toda célula en el cuerpo tiene antígenos, que son proteínas que identifican a la célula y que la etiquetan como amiga o enemiga.

Nuestro cuerpo los usan para decidir qué células ignorar y cuáles intentar destruir o eliminar. Un ejemplo de las que el sistema inmunitario suele ignorar son las células de los productos alimenticios. Necesitamos alimento para proporcionarnos energía y nutrientes. Pero en algunas personas esto no siempre funciona.

Si eres alérgico a un alimento, no tardarás en descubrir que a tu cuerpo no le agrada su presencia. Tu sistema inmunitario suele reaccionar hacia el invasor cuando el alérgeno llega a tu boca y te provoca dolor o malestar.

Al identificar erróneamente una sustancia concreta como una amenaza, se envían unas proteínas llamadas anticuerpos para que se peguen a ella. Una vez conectados, estos anticuerpos actúan como señal para otras células inmunitarias, mostrándoles dónde está el peligro.

¿Y la histamina?

Durante este proceso se produce histamina, que es la sustancia responsable de los síntomas persistentes que experimentas durante una reacción alérgica. El resultado depende de la ubicación en la que se libere. Al igual que el alérgeno puede variar, también puede hacerlo la respuesta del cuerpo.

Hay alergias que son un trastorno para ciertas personas, y para otras un riesgo para su vida. Un aspecto que puede hacer que las reacciones sean letales es que para la mayoría los alérgenos son inocuos. Por ejemplo, los cacahuetes no son más que un alimento, y pueden encontrarse en numerosos alimentos envasados sin saberse.

¿Puedo morir?

Como no son una amenaza generalizada, quienes pudieran morir solo con estar cerca de ellos deberán controlar de forma continua que no haya trazas de ellos en lo que comen. Su alergia siempre la tienen en mente, y por medio del hábito se acostumbran a pensar en ello antes de comer cualquier cosa.

«Algunas alergias son un trastorno para ciertas personas; para otras pueden ser letales»

Hay alergias más leves que provocan síntomas similares a los de un resfriado, incluida la congestión nasal y los ojos hinchados, de modo que para asegurarte de que lo que experimentas es una reacción alérgica, un modo de detectarlo es buscar patrones en la aparición de síntomas. Por ejemplo, si notas que cada vez que sales a la calle en verano estornudas, podría tratarse de una alergia al polen. Por otro lado, si te empieza a picar todo cada vez que juegas con el perro de tu amigo, seguramente tengas alergia a su piel muerta, saliva u orina (no a su pelaje).

Nuestro entendimiento de las alergias ha mejorado con la investigación, pero nuestros complejos sistemas inmunitarios son únicos para cada uno.

Afortunadamente para los alérgicos de ahora, hay modos de detectar, diagnosticar y gestionar estas anomalías en las defensas de nuestro cuerpo y asegurar que nuestro sistema inmunitario, diseñado para salvarnos la vida, sea menos propenso a hacer lo contrario.

¿Cómo reacciona el cuerpo frente a un alérgeno?

  1. Entrada del alérgeno. Un antígeno, como polen, un alimento o cualquier sustancia a la que el individuo sea alérgico, entra en el cuerpo y provoca la liberación de citosinas.
  2. Producción de anticuerpos. Las citosinas alertan a los glóbulos blancos de la presencia de alérgenos, y les hacen producir anticuerpos que transitan por el flujo sanguíneo.
  3. Identificación. Los anticuerpos se pegan a los mastocitos, que se encuentran en la mayoría de tejidos. Éstas células son ricas en histamina.
  4. Unión. Al entrar el antígeno en contacto con los mastocitos, estos se unen a los anticuerpos. Esto hace que el mastocito libere su contenido.
  5. Liberación de histamina. Enviada para proteger al cuerpo del alérgeno, una sustancia llamada histamina provoca estragos. Ya sea mediante un estornudo, un sarpullido o un picor, lo que trata de hacer el cuerpo es liberarse del alérgeno que ha estimado como una amenaza.

Alergias poco comunes

  1. Dinero. Se trata de una reacción al níquel, y a veces se manifiesta al cabo de varios días de haber tocado monedas. Los que la sufren deben limitar el contacto con las joyas, los pomos de las puertas y accesorios metálicos.
  2. Agua. La urticaria acuagénica es una extraña afección que produce picor en la piel al entrar en contacto con el agua. Al ser esta esencial para la vida y al no haber un tratamiento efectivo, esta alergia solo puede aliviarse con el uso de cremas.
  3. Vibraciones. La urticaria vibratoria es una afección que hace que quien la sufra reaccione al movimiento vibratorio con sarpullidos, dolores de cabeza y enrojecimiento en la cara.
  4. Ejercicio. Hay quienes bromean acerca de ser alérgicos al deporte, pero para algunas personas es una realidad. Tiene grados, pero el movimiento riguroso puede desencadenar una anafilaxis. En caso de sufrirla no debe hacerse ejercicio solo y llevar a mano los medicamentos necesarios.
  5. Tacto humano. Si tienes dermografismo, tu reacción puede ser tan instantánea que podrías escribir sobre tu piel con el leve tacto de tu propio dedo. La causa exacta se desconoce, y actualmente existe poco tratamiento.

Tipos de alergia

Desde nuestra superficie exterior a nuestros órganos internos, ¿Dónde se ataca al sistema inmunitario?

  • La piel reacciona de múltiples formas ante los alérgenos. Es la parte del cuerpo de más fácil acceso para cualquier sustancia. Cuando el cuerpo no conecta con un antígeno que llega a la piel, reacciona en forma de sarpullido. La alergia cutánea más común es la dermatitis de contacto, un tipo de eccema que provoca inflamación, bultos y sarpullidos que pueden producirse casi de inmediato con solo el contacto con un alérgeno.

La urticaria se produce con las alergias a alimentos y fármacos

  • Alimentos. ¿Sabías que el 90 por ciento de las reacciones alérgicas producidas por alimentos se deben al consumo de huevos, leche, cacahuetes, frutos secos, pescado, marisco, trigo y soja? Las reacciones a los alérgenos de alimentos varían mucho, pero incluyen la inflamación de la lengua, la cara y la garganta, sensación de malestar, dolor abdominal y hormigueo en la boca. Estas respuestas pueden aparecer a los pocos segundos de que el alimento toque la boca de la persona.
  • Polen. Cuando empieza a hacer calor, intuimos que el verano se acerca, pero si tienes alergia al polen, tu cuerpo ya te avisa de forma más reveladora. Te lloran los ojos, empiezas a tener mocos, los dolores de cabeza son habituales y además te pican los ojos, la nariz y los oídos. Las flores incrementan su producción de polen a medida que se acerca el verano, lo que significa que esta alergia estacional es más común entre los meses de marzo y septiembre.

Los antihistamínicos reducen los síntomas de la rinitis alérgica

  • Polvo. Las alergias inhaladas son las más comunes. Al estar el alérgeno en el aire, a menudo es inevitable y puede acceder fácilmente al cuerpo. Cuando la persona alérgica respira y en sus pulmones entra polvo, esporas de moho o proteínas de animales, estos pueden irritar sus vías respiratorias e inducir asma, dificultando su respiración y haciéndole toser o dejándole sin aliento.
  • Fármacos. La medicación ayuda al cuerpo, pero cada uno es distinto. Un fármaco que cura a una persona podría tener un efecto adverso en otra, siendo la fiebre y los sarpullidos los síntomas más comunes. Los antibióticos, como la penicilina, son los principales culpables, y se dice que el diez por ciento de la población padece esta alergia. La alergia a un medicamento debe estar documentada en el historial médico del paciente.
  • Insectos. Cuando un insecto nos pica, es normal que se enrojezca la piel y nos duela. Los mecanismos de defensa de algunos insectos se han diseñado para provocar dolor, luego ¿Cómo sabes si tu respuesta a su ataque es normal o te desencadenará una reacción alérgica? En este último caso, te provocará una inflamación o dolor anormales. A menudo se manifiestan en otras partes del cuerpo lejos de la zona atacada. Si se te empieza a hinchar el rostro, te duele la cabeza o te cuesta respirar, lo más probable es que tengas una reacción anormal.

El sistema inmunitario puede reaccionar exageradamente a las proteínas de la saliva de un mosquito

Artículos Relacionados

Creatina: ¿Es mala para la salud?

Marcos Goldcheidt

Defensas en buena forma

Marcos Goldcheidt

Aguacate: Te sacia y protege

Marcos Goldcheidt

Joe Dispenza: Sanar cualquier enfermedad sí es posible

Marcos Goldcheidt

¿Cómo prevenir el cáncer?

Marcos Goldcheidt

Aloe Vera: beneficios únicos

Marcos Goldcheidt