20.5 C
Santa Cruz de Tenerife
1 de octubre de 2022
Image default
Inicio » Blog » Dash: ¿Qué proyecto hay detrás?
Contenido Esencial Criptomonedas

Dash: ¿Qué proyecto hay detrás?

Pese a que ha disminuido considerablemente su posición entre las monedas con mayor capitalización del mundo, cabe recalcar que Dash ha sobrevivido a los continuos mercados bajistas que se han presentado, siendo una de las criptomonedas más longevas que aún se mantienen entre el TOP 100 de las monedas con mayor capitalización del momento. Pero… ¿Qué promete? ¿Conviene invertir en DASH? Te lo contamos.

Un poco de Historia

Dash, aunque anteriormente apodada Xcoin y Dark Coin, es una criptomoneda descentralizada de código abierto que funciona de forma muy semejante al propio Bitcoin, aunque añadiendo algunas mejoras. Funciona bajo un sistema de «red entre iguales» o como se le suele llamar en la actualidad, peer to peer; de dos niveles constituido por mineros cuyo objetivo es dar lugar a nuevos bloques y otorgar seguridad a la red (proof of work); y actualizan de manera constante el registro de transacciones de la cadena de bloques y los llamados «nodos maestros».

Estos nodos son capaces de dar lugar a transacciones casi inmediatas gracias a lo que se conoce como «Instant Send» y transacciones que mejoran notablemente la privacidad, en este caso con «Private Send».

Recuerda que anonimidad no es lo mismo que privacidad

Importante

Además, fomentan la administración de un sistema bien definido de gobernanza autónoma totalmente descentralizada, ofreciendo así amplias posibilidades para el financiamiento de una «tesorería» para iniciativas de innovación en cuanto al desarrollo de la blockchain, infraestructura, etc.

Dash te da la posibilidad de administrar y transferir tu dinero de la forma que prefieras, siendo el total poseedor del mismo en una blockchain fácil de utilizar y totalmente segura. Dash, transfiere dinero a cualquier parte del planeta, a cualquier persona, de forma inmediata y todo por menos de un centavo o al menos esto es lo que prometen…

Fallo crítico

Este innovador proyecto lo tuvo un poco difícil en sus inicios. Comenzó su carrera bajo el nombre de Xcoin, el 18 de enero del 2014. Tras un exitoso lanzamiento, dos días después ya habían sido minados 1.9 millones de monedas, cantidad que a marzo de 2017 representaba un cuarto del total.

Su creador, Evan Duffield, atribuyó este fatal evento a un fallo en el código que posteriormente daría lugar a una variación en la dificultad de minado de bloques. Aunque fue un problema que no puso un buen listón a la criptomoneda, se solucionó de forma rápida y efectiva. Una vez hecho, Evan ofreció a su comunidad un re-lanzamiento de la criptomoneda, por supuesto, eliminando las monedas emitidas de forma fraudulenta. La comunidad rechazó esta realizando votaciones dentro de la red. Tras esto, sugirió un «add-drop» para dar lugar a la expansión del suministro actual en ese entonces, propuesta que, como la primera, también fue rechazada. Esta fue la razón por la que fueron abandonadas las iniciativas por intentar resolver los efectos ocasionados por el fallo de código y en febrero del mismo año la criptomoneda siguió su camino de forma regular.

El nacimiento de «Dash»

Su nombre, posteriormente, sería cambiado de Xcoin a Dark Coin el 25 de marzo de 2015. La criptomoneda fue nuevamente rebautizada bajo el nombre de Dash, como la conocemos hoy día, en referencia a «Digital Cash». Dash promueve dos servicios principales «Private Send».

Aunque en sus inicios fueron bautizados bajo el nombre «Dark Send» se trata de un sistema que mejora la privacidad de ciertas transacciones, inspirado en el famoso «Coin Join» y desarrollado sobre la red de BTC.

Este sistema depende en su totalidad de los llamados «nodos maestros» de la red Dash, en lugar de requerir de un servidor común. El origen de las monedas mezcladas se ofusca a través de una mezcla, estando restringidas las cantidades a mezclar a ciertas denominaciones. El número máximo de criptomonedas que se pueden enviar por cada transacción utilizando este sistema, «Private Send», está fijado en 1000 Dash.

Las repeticiones posteriores usan un método más avanzado en la cartera del usuario para premezclar las denominaciones. La implementación de «Private Send» permite a los master nodos realizar transacciones utilizando un código especial de la red llamado DSTX. Esto le proporciona mayor privacidad a los usuarios debido a los problemas presentes en otras implementaciones basadas en Coin Join como Dark Wallet.

El nombre de Dark Send fue cambiado por Private Send en junio de 2016. En este proceso se añadió aún más privacidad a las transacciones, combinando imputs idénticos de múltiples usuarios en una sola transacción con varios outputs. Debido a los inputs idénticos se dificulta el rastreo del origen de los montos mezclados o buscando el flujo de los fondos, lo cual compensa que las transacciones Dash sin «private send» no sean fungibles.

Rapidez al alcance de todos

Además, también tenemos al «Instant Send», también conocido anteriormente como «Instan X», gracias a este servicio podremos realizar transacciones prácticamente inmediatas aunque dependiendo en su totalidad de los nodos maestros. Para poder funcionar, los inputs se bloquean en una determinada transacción y se verifican por consenso de la red de master nodos; quienes son los encargados de transmitir la transacción por toda la blockchain. Este proceso permite solucionar el problema que presenta Bitcoin y sus largos períodos de espera en caso de una determinada saturación en la red.

¿Qué hay de la gobernanza?

Por un lado, Dash Core es el principal responsable de la implementación del desarrollo y la innovación de la red, es decir, del software para ejecutar nodos mineros y nodos maestros. Según su página web oficial [pulsa aquí] en el año 2017 DASH Core era responsable de generar más de 30 empleos de jornada completa y 20 de media jornada, además, de recibir el apoyo de docenas de voluntarios.

Todos estos puestos de trabajo son pagados gracias a la tesorería y, no dependen esencialmente de donaciones o patrocinios, siendo un punto a favor al no dar lugar a diversos conflictos de interés. Los Master Nodos, aunque la infraestructura de la red está basada en BTC, Dash implementa una red de dos niveles.

Aunque los mineros, igual que ocurre en Bitcoin, son los responsables de emitir nuevos bloques y de garantizar la seguridad de la red, un segundo sistema de consenso es formado únicamente por nodos maestros y, para prevenir los actos malisiosos dentro de la red, cada nodo maestro debe comprometer un mínimo de 1000 DASH. El mal uso de la red o actos corruptos dentro de la misma darían lugar a la pérdida del capital comprometido.

¿Qué gano obteniendo un nodo y comprometiendo mi capital?

Debido a tareas específicas dentro de la red que solo pueden realizar dichos nodos; el ecosistema DASH distribuye las ganancias por bloque de la siguiente forma:

  • 45% Nodos maestros
  • 45% Mineros
  • 10% Tesorería de la red

Por otro lado, la tesorería es el sistema de organización autónoma descentralizada, impulsado por un sistema de gobernanza y financiamiento también descentralizado de Dash, el cual facilita llegar a un consenso ante propuestas de cambios en la red o de asignación de presupuesto para desarrollo iniciativas de promoción del proyecto.

El 10% de los datos emitidos mediante la creación de nuevos bloques es destinado a esta tesorería y la forma en la que se gastan los fondos de las votaciones tomadas por el conjunto de master nodos en votaciones, siendo una red totalmente democrática. Cada master nodo representará un solo voto. Si hay un exceso de propuestas que cumplen con el criterio y excede los fondos disponibles en ese momento, entonces únicamente serán financiadas las propuestas con las votaciones más elevadas.

En septiembre de 2015, el sistema de tesorería proporcionó 14000 dólares estadounidenses en financiamiento al mes. Debido al incremento del valor de Dash para mayo de 2017, esta cifra se multiplicó, ascendiendo a 650.000 dólares. A pesar de que Dash ha sido olvidado y ha disminuido considerablemente su capitalización total en el mercado; vemos que este es un proyecto sólido y bien estructurado que ha perdurado a lo largo de los años con un valor moderadamente atractivo.

¿Debo invertir en Dash?

La criptomoneda Dash actualmente ocupa el puesto 88 entre las monedas con mayor capitalización del mercado del mundo (950 millones de dólares aproximadamente) y, aunque se trata de un proyecto muy sólido se especula que la disminución radical de su precio desde el inicio del año 2018 se debió al fallo en su código que permitió que los mineros obtuviesen muchos Dash de forma ridículamente fácil al dar lugar a una variación en la dificultad de minado de bloques.

Aunque si bien es cierto que el problema se resolvió con rapidez y eficacia, el precio de Dash no ha conseguido volver ni remotamente a los valores en los que estaba situada a finales de diciembre de 2017 (máximo en casi los 1.400 dólares).

Por otro lado, el hecho de que Dash tenga un máximo de monedas fijado en tan solo 18 millones, la hace incluso más escasa que Bitcoin y, puesto que funciona de forma muy similar, pero mejorando ciertos aspectos de privacidad y rapidez (transacciones en tan solo 4 segundos), hace que a futuro sea una criptomoneda muy interesante a tener en cuenta como posible reserva de valor.

Artículos Relacionados

Internet Computer (ICP): ¿Es buena idea invertir? ¿Cómo funciona?

Marcos Goldcheidt

Solana (SOL): ¿El próximo Ethereum? ¿Es tan fiable como parece?

Marcos Goldcheidt

Cosmos (ATOM): La revolución del mundo DeFi

Marcos Goldcheidt

Stablecoin: ¿Qué es? ¿Cómo funcionan? ¿Son seguras?

Marcos Goldcheidt

Ethereum: Todo lo que necesitas saber

Marcos Goldcheidt

Blockchain: Qué es y como funciona

Marcos Goldcheidt