20.5 C
Santa Cruz de Tenerife
1 de octubre de 2022
Image default
Inicio » Blog » Facebook, el imperio de Mark Zuckerberg
Historias de éxito

Facebook, el imperio de Mark Zuckerberg

Facebook, una red social que quizás sea una de las historias de los emprendimientos más sorprendentes de los últimos años. Cómo un joven estudiante de Harvard acabó construyendo el mayor imperio de la comunicación tecnológica del mundo actual.

Mark Zuckerberg, un poco de historia

Mark Zuckerberg nació y creció en una localidad llamada White Plains, cerca de New York. Sus aficiones de infancia fueron bastante habituales, dentro de los cuales destacaba la esgrima.

Pero ni siquiera sus padres hubiesen podido predecir en aquellos tiernos años, que un nuevo descubrimiento del pequeño Mark iba a revolucionar por completo su mundo y el de millones de personas.

Este hallazgo no fue otro más que un libro de programación, con el cual el futuro fundador de Facebook dio sus primeros pasos en el mundo de la tecnología, haciendo algunas modificaciones en los ordenadores de su casa.

Mientras que el resto de chicos de su edad no podían ver ningún tipo de encanto en aquellas largas listas de números y letras, Marc había quedado totalmente fascinado con ese infinito universo de posibilidades.

Fue precisamente este temprano descubrimiento el que haría despertar aquella sed de conocimientos en todos los Campos existentes. No obstante, entre todas las materias la informática era su favorita con diferencia.

Primeros pasos

Su primer éxito llegó tan sólo cuando tenía 18 años, con un software al que llamó Synapse. Este se basaba en la recomendación de canciones con respecto a sus gustos.

Aunque hoy en día estemos acostumbrados a utilizar grandes plataformas como Spotify, que utilizan funcionalidades bastante parecidas, por aquel entonces no existía nada igual…

El joven Zuckerberg, tras aquel primer programa, se había colocado en el ojo de gigantes de la industria, tales como Apple o Microsoft, las cuales se ofrecieron a comprar su proyecto. No obstante, no se llegó a cerrar ningún trato y Mark comenzó a distribuir su programa de forma gratuita por toda Internet para que cualquiera pudiera disfrutarlo.

Un eslabón esencial

Su motivación en aquella época iba mucho más allá del dinero, pero no fue hasta comenzar a estudiar en la prestigiosa universidad de Harvard que Mark no se toparía con una de las piezas clave sin la cuál, quizás, Facebook nunca hubiese llegado a ver la luz: Eduardo Saverin.

Al igual que Mark también era un joven prodigio que había conseguido amasar una gran fortuna antes de los 20, en gran medida gracias a su talento para los negocios.

La conexión entre estos dos genios fue caso inmediata. No obstante, la amistad no iba a durar tanto como ellos esperaban.

El principio de la historia de esta gran red social llegaría un viernes por la noche del año 2003.

Como si de un juego se tratase, Mark pretendía hacer una especie de concurso de belleza con los estudiantes de su universidad. Pero para ello, primero, debía hacerse con las fotos de todos los estudiantes ubicados en los archivos de las páginas web de Harvard.

No costó demasiado burlar las medidas de seguridad. En unas pocas horas Facemash, una página web donde podías votar a las personas más atractivas, estaba ya disponible en internet.

Pero nuestro genio quizás no pudo imaginar lo que ocurriría: las personas del campus enloquecieron. Algunos para bien y otros muchos para mal. Independientemente de ello, Facemash tuvo tantos visitantes en tan poco tiempo que todos los servidores de Harvard colapsaron.

¿Robo de idea?

Evidentemente esto no agrado a los colectivos de la universidad. No obstante, fue pocos días después de aquella noche que los gemelos Winklevoss oyeron acerca de la increíble hazaña de su compañero de universidad y se decidieron a proponerle un proyecto: crear una red social que conectase a todos los estudiantes de la universidad. A esta red se le llamaría Harvard connection.

The Facebook

Aunque Mark acepto, poco podían imaginar los gemelos lo que la mente inquieta de este genio estaba tramando. De hecho, ese mismo día comenzó a realizar su propia idea del proyecto llamada The Facebook.

Dejó de lado las clases para dedicarse de lleno al proyecto. Paso horas y horas encerrado totalmente obsesionado en crear la red social que cambiaría el mundo.

Pero, como en muchos otros proyectos similares existía un gran inconveniente: el dinero.

Es así como Mark acudió a uno de sus amigos con más recursos: Eduardo Saverin, quien pasaría a poseer el 30% de la compañía.

Mark Zuckerberg con tan solo 19 años ya había iniciado el proyecto The Facebook. Aunque posteriormente llamaría a llamarse solo Facebook.

¿Cuál fue el propósito de Facebook?

Era una plataforma que en principio tenía como objetivo conectar a estudiantes de la universidad y, esta idea tan sospechosamente similar a la de los gemelos, que fue la que posteriormente propició problemas legales con los mismos.

Aunque los gemelos denunciaron a Mark por plagio para así ser capaces de llegar a un acuerdo, nunca se llegó a reconocer su autoría en el proyecto. Al fin y al cabo muchas personas tienen buenas ideas pero el verdadero poder radica en saber como aplicarlas y llevarlas a cabo para convertirlas en grandes negocios.

Pero las trifulcas con los gemelos no iban a ser los únicos problemas a los que se iba a enfrentar la compañía. Pronto Mark y Eduardo tendrían varios problemas que posteriormente acabarían muy mal.

Primeras rivalidades

Mientras Eduardo apostaba por la publicidad como medio para monetizar el servicio, Mark insistía en que no quería ensuciar la plataforma llenándola de anuncios.

Mark sostenía que su objetivo, en primera estancia, debía ser crear un buen producto antes de generar ingresos. De hecho, hoy en día esta sigue siendo la principal premisa de la empresa. Según las propias palabras de su fundador: «no creamos servicios para hacer dinero, hacemos dinero para crear mejores servicios».

Esta es una de las claves que la llevo al éxito. Una filosofía de trabajo enfocada en aportar valor a la comunicación, el entretenimiento y las relaciones humanas. Todo esto se refleja en las nuevas funcionalidades y servicios que el equipo va generando a medida que pasa el tiempo.

Privacidad… ¿Facebook es seguro?

Pero no todo fueron aciertos para esta gran red social ya que sus problemas eran cada vez más latentes con el tiempo: la privacidad y la filtración masiva de datos. De hecho, este sigue siendo hoy día una de sus mayores controversias.

Uno de sus mayores escándalos ocurrió hace tan solo unos pocos años: Cambridge Analytica, que salió a la luz en abril de 2018 y ha vuelto a poner en el ojo del huracán tanto a la empresa como a su joven fundador.

Después de semejante escándalo el equipo decidió establecer nuevas medidas para que esto no volviera a suceder, limitando extremadamente el uso y acceso de terceros a los datos de usuario de Facebook, e informando detenidamente para qué utilizan nuestra información dentro de la plataforma.

No obstante, el uso de nuestros datos personales por parte de prácticamente todas las redes sociales es un secreto a voces, ya que al fin y al cabo en la mayoría de ocasiones, al registrarnos, firmamos una cláusula cediendo los derechos de nuestra información. De hecho, Facebook utiliza nuestros datos, todos los días, para ofrecer a las empresas uno de sus recursos más útiles y valiosos: la publicidad.

Es precisamente por la utilización de toda esta información que Facebook es capaz de segmentar al público y crear una publicidad realmente eficaz, dando como resultado una increíble herramienta para las empresas.

Un éxito sin precedentes

Teniendo en cuenta que la plataforma ya cuenta con más de 2000 millones de usuarios activos, Facebook es un enorme escaparate para las marcas.

Como ya sabrás Facebook es mucho más que una simple red social. Se ha convertido en un auténtico imperio tecnológico. Además, parece que Facebook está decidido a hacerse con el control de las redes sociales.

Cuando aparece una nueva plataforma interesante o que esté cosechando bastante éxito, la empresa utiliza una táctica sencilla: adquirirla.

Artículos Relacionados

Amazon: Así surgió el gigante

Marcos Goldcheidt

Discord: historia de cómo el éxito a veces ocurre por casualidad

Marcos Goldcheidt

Elon Musk: El tercer hombre más rico del mundo

Marcos Goldcheidt

Onlyfans: ¿Blac Chyna gana 19 millones al mes?

Marcos Goldcheidt

Microsoft: El éxito de Bill Gates a fondo

Marcos Goldcheidt

Red Bull, el éxito Tailandés que se expandió al mundo entero

Marcos Goldcheidt